La Junta trata de salvar el pinsapo de San Pedro de Arlanza podando sus ramas inferiores

Esta especie de abeto mediterráneo preside uno de los claustros del Monasterio desde hace más de 150 años y su altura supera los 30 metros.
Pinsapo dentro del claustro. Foto: Javier Gómez. Gracias al autor por compartirla con nosotros !!

Pinsapo dentro del claustro. Foto: Javier Gómez. Gracias al autor por compartirla con nosotros !!

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, a través del Servicio de Medio Ambiente, cumpliendo con su compromiso de compatibilizar la conservación del claustro del Monasterio de San Pedro de Arlanza y del pinsapo, ha procedido esta semana a la poda de las ramas inferiores de esta especie de abeto de más de 150 años de antigüedad para reducir las humedades que afectan al monumento.

El singular árbol, de más de 30 metros de altura, se ha aclimatado “perfectamente” a las condiciones ambientales de la comarca, hasta tal punto que la frondosidad de su copa terminó por cubrir totalmente el claustro dificultando la ventilación, la entrada de los rayos del sol y favoreciendo las humedades en todo el edificio, según han indicado desde la Administración regional.

Precisamente por este motivo, las bases del proyecto de restauración, publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 27 de enero y que cuentan con un presupuesto de 218.864,80 euros, preveían, en principio, la tala de este ejemplar.

El pinsapo, que pudo ser plantado en 1840 por el particular que compró el monasterio tras la desamortización, por el momento, no está incluido en el catálogo de árboles singulares de Castilla y León, sin embargo sí que figura en el listado a incluir en la próxima actualización del catálogo y es un ejemplar muy querido en la comarca.

Foto: Javir Gómez

Foto: Javir Gómez

Por ello, tras varias reuniones entre representantes de la Dirección General de Bellas Artes, del Servicio Territorial de Cultura y del Servicio Territorial de Medio Ambiente se ha decido tratar de evitar la tala de esta rara especie de abeto mediterráneo, más propia de las serranías de Cádiz y Málaga.

La poda ha sido “técnicamente muy compleja” y tras una primera intervención con pértigas, la parte más complicada por su altura y grosor de las ramas ha sido realizada por especialistas en trabajos de conservación en altura, utilizando técnicas y materiales específicos de escalada y rescate en montaña. Los resultados de esta actuación sobre las humedades del claustro se analizarán en los próximos meses para decidir si finalmente el pinsapo se puede salvar.

Fuente:http://www.diariodeburgos.es
More...

admin junio 12, 2016 Noticias