El “bosque flotante” de olmos en el puerto de Rotterdam

Una iniciativa artística llamada «bosque flotante» ha ‘plantado’ en las aguas del puerto de Rotterdam veinte olmos que sobrevivirán gracias a unas boyas gigantes rellenadas con agua dulce, en un proyecto que pretende aumentar la concienciación medioambiental.

La idea de plantar un bosque en medio del mar parece, cuanto menos, atrevida; carece de sentido si se tiene en cuenta que los árboles necesitan agua dulce para sobrevivir.

floating-trees-bobbing-mothership-rotterdam-jeroen-everaert-4

No obstante, con la progresiva subida del nivel del mar a nivel global, a los artífices de la iniciativa no les ha parecido mala idea pensar en esa imagen como una estampa de un futuro lejano, pero no por ello imposible.

Holanda es un país que, durante décadas, ha hecho del control de las mareas un arte. Buena parte de su territorio se encuentra bajo el nivel del mar y el Plan Delta, una gigantesca obra de ingeniería levantada a base de diques y esclusas, protege al país de inundaciones en temporadas de tormentas.

Solo en un lugar así podía echar raíces la idea de plantar un «bosque flotante», que ha cobrado vida en una dársena sin uso comercial del puerto de Rotterdam, el más grande de Europa. Veinte árboles se mecen ya en sus aguas, desafiando al viento y a las inclemencias del tiempo.

«En búsqueda del hábito»

 La idea original nació en la mente de Jorge Bakker, que en 2011 creó «En búsqueda del hábito», una obra de arte queBosque-flotante-Rotterdam-2 contenía varios árboles en miniatura que flotaban en un tanque de agua y buscaba que los habitantes de las ciudades reflexionaran sobre su relación con la naturaleza.

 «Cuando lo vi me pareció tan bonito que pensé que sería increíble construirlo a escala real», explicó a Efe el fundador de la compañía Mothership, Jeroen Everaert, que en 2012 se puso manos a la obra para levantar el primer bosque flotante de la historia.

 Dos problemas técnicos surgieron en ese momento. El primero fue encontrar un tipo de árbol que sobreviviera al experimento. «Con el viento, el agua salada termina a menudo en las hojas de los árboles. Cuando los rayos del sol dan en esas gotas se forman agujeros. Tras estudiarlo, vimos que el olmo era el árbol que mejor aguantaba ese problema», indicó Everaert.

56a79b05c461885b758b45b4

Fuente:Efe.David Morales Urbaneja (EFE)
More...

admin abril 12, 2016 Noticias